Estilo de Vida
Leave a comment

Historia del Pícnic

Historia del Pícnic

Todos conocemos la simpática palabra con que nos referimos a un día de campo: “Pícnic”. Pero no todos sabemos su origen e historia. Parece ser que apareció hacia 1694 en el idioma francés, como «piquenique» (pique de «picotear» y nique de «pequeñez»). Así, la expresión «repas a piquenique»; es decir, «comer un piquenique» fue utilizada para definir una comida informal. Del francés pasó al inglés y de ahí se universalizó. El concepto de picnic mantuvo durante mucho tiempo la connotación de una comida a la que todos contribuían con algo. Así también la recoge el español; de hecho, la Real Academia de la Lengua Española la incluye en su diccionario, aunque acentuada en la primera “i”. En síntesis, diríamos que “pícnic”, en su concepción más amplia significa: una comida en el campo donde todos aportan algo.

Y aunque la palabra lleva unos 300 años en el lenguaje universal, la actividad a la que hace referencia es tan antigua como el género humano. Hay que recordar que en la época del hombre de las cavernas, después de una ardua jornada de cacería, la tribu se congregaba alrededor de una hoguera donde asaban la carne de la caza del día; ese espacio servía para descansar, relajarse, comentar las incidencias del día y prepararse para despachar un festín preparado a las brasas. Desde entonces, la carne asada ha olido tan bien como ahora, y desde entonces, la comida en el campo, rodeados de amigos ha sido un momento especial.

Algunas Curiosidades Sobre el Pícnic y su Historia

Algunas Curiosidades Sobre el Pícnic y su Historia

El picnic es una tradición que se remonta a la Antigüedad, algo que sabemos gracias a Virgilio y sus Bucólicas. En la Edad Media, tanto los campesinos como los nobles durante sus viajes comían al aire libre. En el siglo XVIII, el picnic era cosa de aristócratas y en el XIX entra en un contexto de vuelta a la naturaleza, promovido por escritores como Zola o Maupassant y retratado por los impresionistas, como Manet y Monet.

Ya en el siglo XVIII, hacia el año 1748, la palabra llegó a Inglaterra como «picnic» y aparece en una carta del Conde de Chesterfield, Philip Stanhope, hasta que en 1800 su uso se generaliza en lengua inglesa.

En el siglo XIX, las mujeres de Londres establecieron una sociedad con el nombre «Sociedad Picnic,» en la que sus socios exhibían sus platos especiales para compartirlos con todos y también para dar a conocer sus habilidades en la cocina.

El pícnic fue común en Francia después de la Revolución Francesa, cuando personas comunes y corrientes se reunían en los parques reales del país. En los siglos XVIII y XIX, los pícnics eran elaborados eventos sociales, con comidas complejas y bebidas sofisticadas que a veces llevaban días para prepararse.

Actualmente, en diversos países, el pícnic tiene como base los sándwiches, frutas, galletas, verduras o cualquier alimento liviano y fácil de transportar, tradicionalmente en una canasta de madera o mimbre. También es usual incluir embutidos (chorizo, quesos, jamón) y puede ser acompañado por diversas bebidas como vino, cerveza o bebidas gaseosas. En Francia el pícnic tradicional se basa en vino, queso y pan.

Un elemento que casi por excelencia le da vida a un verdadero picnic, es el mantel o manta. Tradicionalmente es de cuadros rojos y blancos, sin embargo se puede usar de cualquier diseño, lo importante es que sea el asiento de todos los asistentes al encuentro al aire libre.

Así que ya sabes, si decides organizar tu pícnic en Sierra Lago, podemos apoyarte con una deliciosa selección de ingredientes y un espacio idílico para que goces un momento inolvidable; ya sea con tu pareja, familia o amigos, podrás tener un pícnic como los que tenía la realeza, en medio de un paisaje natural como el retratado por los pintores impresionistas franceses.